Viewing entries tagged
travel

Visita Sugimoto

Comment

Visita Sugimoto

Han pasado ya unos meses desde que lei la noticia, la obra Hiroshi Sugimoto iba a ser expuesta en Mapfre Recoletos.

El mismo día de apertura ya fui a visitar la sala.  

Fotos murales, salas con una distribución formal, un esquema propio del minimal. Frio, como no, todo blanco y negro.  

Reflexión en el concepto y destreza técnica en la realización. 

Sugimoto consigue lo que se propone, da realidad a sus dioramas de naturalezas falsas, y nos sitúa en escenas pasadas, establece una conversación con nuestros ancestros a través de paisajes formales y perspectiva interior, se reconoce como hombre e investiga la identidad común.  Sugimoto plantea un viaje en el tiempo con su fotografía, conecta el presente con el pasado, reflexiona sobre una idea, observa la relación entre la luz y la natureleza, interroga a la fotografía. Consigue hacer llegar sus ideas sin compasión ni distracciones, sin necesidad de un discurso.

Quizá eché de menos su serie en color,  para la próxima.

Después dimos un paseo, ya agotado. Unas fotos frente al espejo, y unas cuantas tomas de Madrid, como no, en blanco y negro.

"La pregunta que me hacía es ésta: cuando el primer humano se puso en pie y miró al mar, ¿qué vio?¿Qué compartimos nosotros con aquella visión? Descubrí que la cámara es una máquina capaz de representar el sentido del tiempo. "

Mapfre Recoletos. Hiroshi Sugimoto 2016

Mapfre Recoletos. Hiroshi Sugimoto 2016

image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg

Comment

Solo dos

1 Comment

Solo dos

Solo hay dos tipos de carreteras.

Junto al parking de una playa que no llegaremos a visitar, comienza una pista de tierra. Lo suficientemente ancha como para saber que no es muy secreta, y grande, quizá de camiones en una obra. Un cartel. Parece que están rehabilitando un pequeño puerto de pescadores locales. 

La pista discurre en perfecta línea recta, y al final, debido a un pequeño alto, la vista se corta de golpe, y no se alcanza a ver más. A la derecha, la rompiente, a escasos metros de la pista que la sigue. No se podría decir que fueran acantilados - como los que hay mas al sur, de pizarra negra y muy altos, y con un desnivel por el que no querrías pegar un resbalón - pero lo suficiente como para querer acercarse, y pasar un rato. Además hay una pequeña construcción al borde, no es una casa, pero puede ser una buena foto. No podemos evitarlo, y giramos el volante.

Después de ponerse el Sol, y hacer unas cuantas fotos malas del paisaje, un grupo de gaviotas que descansan en las dunas se alborota y echan a volar. Me regalan una buena foto. Tras visitar el lugar, quiero volver, y quiero ver el puerto. 

Al regresar cojo la cámara, y fotografío el final de la pista, no sé a donde va pero me inquieta, aprovecho que Carmen está en frente mío y en primer plano, para dar profundidad a la foto. Es buena. Después en el coche, y ya en la carretera de vuelta, anocheciendo, enciendo los faros, agarro la cámara y disparo en larga exposición mientras conduzco. Pienso en cómo darle énfasis a la carretera. Al fín y al cabo es ella quien me lleva a esos lugares, merece ser protagonista. La carretera es larga, de varios kilómetros, y llena de baches, cruza un bosque de pinos y solo estamos nosotros. La radio está rota. No podemos escuchar música, este año no hay Led Zeppelin. Bajo la ventanilla, conduzco despacio, y trato de disfrutar el momento.

Lugares desconocidos, que una vez conocidos, pasan a ser puntos en un mapa que no está publicado. Que se traza a base de kilómetros, playas, amigos, amores, años, y carreteras desconocidas. El Portugal que visito una y otra vez, intentando que cada viaje vuelva a ser único.

Solo dos, las que sabes a donde van, y las que no.

Pablo

Alentejo. Portugal, 2015

Alentejo. Portugal, 2015

Alentejo. Portugal, 2015

Alentejo. Portugal, 2015

Alentejo. Portugal, 2015

Alentejo. Portugal, 2015


1 Comment

Leica X Safari

1 Comment

Leica X Safari

Cálida tarde de Agosto, viento. Paramos en la cuneta para hacer unas fotos. Ésto parece África. No, no es la sabana, es El Pardo. Está seco, tonalidades de amarillo por todos lados, f11, foto. No hay leones. Obvio. Un picadero de caballos, la perrera. Mucho polvo, senderos secos que parece esperan ser transitados. Hasta el Sol, parece que se mueva más despacio.

En breves segundos se parará a nuestra altura una patrulla de la Guardia Civil para preguntar, "todo bien?.."

- Si, muy bien. Emmm..ya nos vamoz :p

una tarde más en mi bosque favorito, el que más frecuento, quién me lo iba a decir? 

 

 

Carmen Safari

Carmen Safari

Carmen y su nueva Leica.

El Pardo. Madrid Agosto 2015

El Pardo. Madrid Agosto 2015

Pablo

1 Comment

Desayunar por Huertas

Un café con leche, y un croissant! por favor...

El Almacén Del Pan, en Huertas, casi en el Paseo Del Prado. Barrio de las Letras. 

es verano, hace calor y después del café, piscina! 

image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg
image.jpg

Comment

La vida no es como en las películas, es mejor!

Mi nombre es Richard. Entonces, ¿qué más necesitas saber? Cosas sobre mi familia, o de dónde soy? Nada de eso importa. Menos aún cuando has cruzado un océano y estás del todo perdido, en busca de algo más hermoso, algo más emocionante y sí, lo admito, algo más peligroso.
— Alex Garland.

Así comienza la película basada en la novela de Alex Garland, La Playa, un jóven mochilero que decidió escribir una historia. La de una generación, los mochileros del low cost - que viajan lejos en busca de a saber qué -. La mía. La de un peregrino que viaja siguiendo los pasos de un autor, o un mito. Y una vez que llega al lugar se pregunta, qué coño hago aquí yo solo? 

En cuanto a lo de viajar solo... Qué coño, si así es como tiene que ser... así será.
— Alex Garland

Una vez que tienes el veneno en la sangre ya no hay marcha atrás. Llegas a un lugar, lo ves, meditas, y piensas, "ahora qué?! Qué hago aquí? por qué no me quedé donde ya hice amigos, o por qué no me voy a Pai, donde van todos los mochileros. Estoy en un pueblo fronterizo con Birmania y no hay nadie, llevo 24 horas callado y sin hablar con nadie".  Entonces, cuando solo piensas en volver a casa, o echar marcha atrás, levantas la cabeza y ves una luna llena que asoma sobre la jungla. "Ey, Pablo, tío, estás viendo salir la  Luna llena sobre Laos y no puede ser más redonda y amarilla. Disfruta el momento!."

Cuando ves una película como La Playa, al menos a mí, te dan ganas de vivir algo así, lo mismo, algo emocionante, inolvidable, algo intenso. Dejarse llevar. Seguir tus instintos. Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado. Provocando la coincidencia, la suerte, provocando a la vida, el encuentro, retándola a que te ofrezca esos momentos que no se te van a olvidar nunca, y que tanto te gustan. Que son mejores que cualquier otra cosa.

Quizá el verdadero mensaje de esa película sencillamente sea ese, que seas tú mismo, y que persigas tus sueños.

Puedes encontrar algunas fotos, aquí. La galería se llama THAI

Pablo

Fue allí donde encontré mi verdadera vocación: la búsqueda del placer.
— Alex Garland

Banda sonora recomendada...


Comment