IMG_0192.JPG

Hoy he tenido un recuerdo de algo que nunca he vivido, al menos conscientemente. Hoy he hecho ejercicio: dos sesiones de yoga, algo de musculación y carrera a pie, he salido a correr por un bosque cercano a mi casa, es otoño y ha llovido los últimos días, el suelto estaba mojado y la tierra húmeda, cada pisada era amortiguada por el barro, hundiéndose unos milímetros, el sonido de mi respiración me acompañaba. Al volver por el mismo sendero he corrido en paralelo al mismo, de forma que iba corriendo por encima de la vegetación, bastante espesa, y de unos 20cm de alto en algunas zonas. El sonido de mis pies sobre la paja verde al doblarse, junto a la cadencia de la carrera, era algo que me resultaba familiar, y de pronto he pensado que ese era el mismo sonido que mis antepasados escuchaban cuando corrían por encima de la vegetación, en pleno invierno, persiguiendo alguna presa. Un recuerdo que sin duda se encuentra en mi memoria genética y que es real.

Pienso que la publicidad barata de la gran ciudad, las distracciones constantes, el ruido, o la suciedad nos alejan de nosotros. Me encuentro mejor y más cerca de mi centro viviendo junto a la naturaleza, me suceden cosas tan bonitas como esta conexión genética con otras vidas, con otros hombres que ya pasaron. 

Comment