Una vez me dijeron que dos cuerpos nunca llegan a tocarse. Que siempre hay una separación. Así es la física, dos cuerpos pueden estar muy cerca, pero sus átomos nunca llegan a entrar en contacto.

Un cuerpo desnudo envuelto por la luz de un día de verano, no puede tocar a otro cuerpo desnudo envuelto por la misma luz de verano, porque en medio, una delgada línea de sombra recorre el desengaño.

Entonces, qué fuerza tan grande ésta, que sin explicación científica, ni previo aviso en mano, vence a la física, las leyes y lo sensato, y me posiciona aquí, justo a tu lado.

Carmen. Cádiz 2016

Carmen. Cádiz 2016

Homenaje a Bernard Plossu. Cádiz 2016.

Homenaje a Bernard Plossu. Cádiz 2016.

A medio día, cuando la luz cae dura desde el cénit, una roca posa inmóvil. Y seguirá así durante mucho tiempo. Todo el invierno, y todo el verano. Y otro invierno más, y otro verano. Espérame y sé fuerte. Que no tardo.  

Comment