Cuando al buscar el fin
del horizonte de un mar
la vista no basta.

Cuando no fuera marino,
ni en época de bonanza
siquiera, quiero

Si no acariciar tu seno,
oler tu pelo y mirar sin fin
la línea de mi esperanza.

Mas si grande es el océano
e infinita su promesa,
encontrar en tus aguas
este marino su calma.

Calma de tu horizonte
al que mi vista quiere,
y cuya paz no alcanza

P.

dedicado al mar, a William y las curvas de tu cuerpo de mujer.

Comment