Siempre comparé el trabajo de fotógrafo con una puerta o una ventana. Abiertas, cómo no. A nuevas experiencias, nuevos lugares y claro, a uno mismo, siempre reflejado en todos esos motivos, lugares y personas. Pero lo más sorprendente es que me sitúa delante de personas afines, artistas con quienes me entiendo. Todo un aprendizaje éste, el de la fotografía, digo.

P.

Comment