Hacía frío, estaba sólo, no tenía nada que hacer, había visitado ya la librería de La Fabrica, había bajado, había subido, había quedado con amigos para cenar pero aún era pronto, no me había duchado, ya no me daba tiempo, me daba igual, no me apetecía hacer nada, no me apetecía hacer nada normal, sólo perder el tiempo, jugar, disparar, medir, encuadrar, pasar inadvertido, disfrutar, fotografiar, mirar, caminar, bailar...

Después pude disfrutar de una estupenda cena rodeado de amigos, de buena gente. Así, amo mi vida.

Comment